Un día difícil en Monza para los equipos impulsados por Honda