Honda obtiene la compra de energía renovable más grande de la industria automotriz, con lo que reducirá el 60% en emisiones de CO2 de sus operaciones en Norteamérica