EL EQUIPO MCLAREN-HONDA SE VA DE SINGAPUR CON LAS MANOS VACÍAS