El equipo McLaren-Honda enfrenta el Gran Premio de China con cautela